El 3 de marzo será un día que Fátima Diame nunca olvidará. La atleta valenciana se enfrentaba a la gran cita de la temporada invernar, el mundial de Glasgow. Antes de un verano muy especial, con Paris en el horizonte. Y este campeonato ha sido una clara declaración de intenciones.

Fátima Diame se colgó la medalla de bronce tras saltar en su quinto intento hasta los 6,78. Su tercera mejor marca, y un tercer puesto mundialista que nos da un plus de optimismo, y a ella seguridad, para lo que queda por delante.

La deportista del Proyecto FER valoró este meritorio resultado con una sonrisa que lo decía todo: «Creo que todavía no lo he asimilado. Estoy muy contenta. No sé qué decir. Iba a ir a por todas, pensaba que yo podía».

Fátima Diamé: “Ponerme una marca como límite es como una barrera”

«Ana nos dijo si alguna vez habiamos soñado que ganábamos una medalla. Yo dije que algún flash sí, pero que ganaba no. Anoche soñé que ganaba una medalla. Cuando me he levantado ha sido ‘no lo cuentes, a ver si pasa'», comenta en forma de anécdota.